lunes, 30 de noviembre de 2009

EL ROMANTICISMO


“Es un movimiento que apareció “como respuesta negativa a los valores postulados por el Neoclasicismo” (…) “El propio Romanticismo presentó dos periodos distintos: el primero, de toque liberador, alentó con su rebeldía las diversas luchas de independencia; el segundo, melancólico, triste, se propuso metas inalcanzables cuyo frustrante persecución prestó el movimiento al aire derrotista y evasivo tan cultivado por los románticos iniciales.” (Oseguera, 1996. P. 195)


CARACTERÍSTICAS


“Abundan las actuaciones desenfrenadas y atrevidas” (Oseguera, 1996. P. 195)
“El ideal libertario fortificado con nacionalismo y subjetivismo favorece la indulgencia” (Oseguera, 1996. P. 195)
“Predomina el sentimiento sobre la razón, nutriendo aquel las expresiones del poeta” (Oseguera, 1996. P. 195)
“La naturaleza proyecta el ego el poeta” por lo tanto, prefiere paisajes” (Oseguera, 1996. P. 195)
“Los antihéroes favoritos son “el delincuente, el renegado, el guerrillero, la escoria nacional.” (Oseguera, 1996. P. 195)
“La naturaleza concuerda con el estado de ánimo”, un bosque con nieve puede representar un estado de ánimo triste, mientras que un prado floreado puede representar la felicidad” (Oseguera, 1996. P. 195)
“Mientras más exagerada sean las características del paisaje, personaje o comportamientos, mejor, porque así favorecen la sensación del individualismo y del poder ilimitado.” (Oseguera, 1996. P. 195)


EJEMPLO


UN CASTELLANO LEAL- Duque de Rivas (Fragmento)
"Soy, señor, vuestro vasallo,
vos sois mi rey en la tierra;
a vos ordenar os cumple
de mi vida y de mi hacienda.
Vuestro soy, vuestra mi casa,
de mí disponed y de ella,
pero no toquéis mi honra,
y respetad mi conciencia.
Mi casa Borbón ocupe
puesto que es voluntad vuestra;
contamine sus paredes,
sus blasones envilezca,
que a mí me sobra en Toledo
donde vivir, sin que tenga
que rozarme con traidores
cuyo solo aliento infesta.
Y en cuanto él deje mi casa,
antes de tornar yo a ella,
purificaré con fuego
sus paredes y sus puertas."
Muy pocos días el duque
hizo mansión en Toledo
del noble conde ocupado
los honrados aposentos.
Y la noche en que el palacio
dejó vacío, partiendo
con su séquito y sus pajes orgulloso y satisfecho,
turbó la apacible luna
un vapor blanco y espeso
que de las altas techumbres
se iba elevando y creciendo.
Resonaron las campanas,
conmovióse todo el pueblo,
de Benavente, el palacio,
presa de las llamas viendo.
Aún hoy, unos viejos muros,
del humo y las llamas negros,
recuerdan acción tan grande
en la famosa Toledo.

1 comentario: